© 2019 by Xavier Salvador.

NOCTURNA TAMARIU

La playa de Tamariu es muy frecuentada en verano, no solamente por los bañistas, sino también por ser un campo de boyas de fondeo. Pero sus fondos son otro mundo a parte. 
Aparentemente es una cala que puede suscitar poco interés para el buceo, pero lejos de la realidad, esta cala está a cubierto de norte lo que proporciona cobijo a la fauna en caso de temporales de tramuntana. Y sus fondos arenosos, nada llamativos de día, están llenos de vida durante la noche.
La profundidad máxima de la inmersión es de unos 14 metros, siendo prácticamente todo el recorrido sobre fondo arenoso, donde se van descubriendo fauna muy diversa. Des de rayas, tembladeras, milanas, lenguados, pageles, cangrejos ermitaños, congrios de arena, dentones durmiendo, golondrinas de mar, ratas, calamares, sepias, pulpos y mucho más es la fauna que es posible observar durante esta relajante inmersión, sin riesgo de entrar en descompresión, sin nadar excesivamente y sin un límite de tiempo de inmersión. Todo un paraíso para los amantes de las nocturnas.